Almudena

Javier Talavera

En el archivo Almudena, las fotografías deterioradas que acompañan las  lápidas del Cementerio de la Almudena, constituyen el punto de partida de una reflexión crítica acerca de algunos de los  dogmas que han definido el estatuto de la fotografía: lo  imperecedero de la imagen, su capacidad de registro o su discutible  valor de verdad.

Con la intención de resignificar un territorio acotado como archivo fotográfico, J. Talavera empezó a registrar y acumular algunas de estas imágenes atraído por sus cualidades plásticas; una colección de fósiles, custodios de identidad y memoria, donde explorar la huella de lo vivo y lo muerto.

Sin negar el poder de la imagen fotográfica al capturar lo individual o lo característico, el interés de Javier en estas imágenes reside en aquello que nos permite acceder a capas de lo anónimo o lo universal. Desde ahí, su acción surge de un cuestionamiento crítico que contraviene al retrato y su fidelidad.

Más allá del instante detenido y de la identidad individual acerca de las personas representadas en las fotografías sobre las cuales se enfoca el proyecto, se abre un escenario donde dichas imágenes, frágiles, mutan en abstracciones: lenta y azarosamente, memoria y materia dialogan.

El proyecto se articula sobre un planteamiento que conecta el proceso de degradación al que está sometido el soporte físico de cualquier fotografía con la finitud de la existencia humana. Lo cual, según la opinión del artista, lejos de devaluar el documento fotográfico, lo potencia, al representar a través de la impermanencia de  su materia la certidumbre de nuestra propia desaparición.

Javier Talavera nació en 1988. Se graduó como ingeniero de telecomunicaciones en 2013. Durante tres ediciones  formó parte del programa CASA, ha estudiado creatividad y estrategias en arte contemporáneo con Javier Vallhonrat y tiene un máster internacional en fotografía de autor realizado en EFTI.

Como artista explora los límites de la realidad y de los medios plásticos, aspirando a entender mejor el mundo que nos rodea y nuestra propia existencia. Sus planteamiento promueven y fomentan el análisis crítico y reflexivo de las imágenes, tomando una perspectiva contemporánea y multidisciplinar en sus desarrollos. 

El cuerpo de su trabajo explora tensiones y equilibrios entre fuerzas aparentemente opuestas: lo que permanece y lo que desaparece, lo figurativo y lo abstracto, lo vivo y lo muerto. Enfocado mayormente en cuestiones de orden ontológico, relacionadas con la naturaleza de lo humano, tales como la existencia, la apariencia, la identidad, la esencia y la memoria, explorando estos mismos a través de sus dimensiones materiales y conceptuales.